El primer bloque quirúrgico pediátrico que integra un TAC, una resonancia y un arco híbrido

El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha presentado los primeros quirófanos pediátricos de España que integran en un mismo espacio quirúrgico una resonancia magnética, un TAC y un arco híbrido. Esta tecnología permite a los equipos de cirugía disponer de imágenes en tiempo real y en realidad aumentada de la zona donde han de intervenir, con lo que obtienen una mayor precisión en las intervenciones extremadamente complejas, como son las resecciones de tumores cerebrales o la cirugía de la escoliosis, por ejemplo.

El nuevo bloque quirúrgico hace posible que algunas operaciones que hasta ahora requerían de cirugía abierta se puedan hacer mediante técnicas mínimamente invasivas sin mover al paciente de la sala de operaciones. En Sant Joan de Déu se llevan a cabo más de 15.000 intervenciones quirúrgicas cada año.

El bloque quirúrgico tiene una superficie de 2.200 m2, más del doble que la anterior (800 m2), y dispone de ocho quirófanos y una sala de reanimación de diez camas, de las cuales, cuatro son para pacientes críticos y están concebidas para potenciar el Área del Corazón.

Los quirófanos están dotados con la tecnología electromédica y audiovisual más avanzada que existe actualmente. Uno de ellos está pensado especialmente para intervenciones de neurocirugía y dispone de una resonancia magnética que permite realizar una resonancia inmediatamente después de la intervención, sin sacar el paciente del quirófano, para comprobar que no quedan restos del tumor. De este modo, los equipos de cirugía se aseguran que han extraído el tumor completamente y se evitan reintervenciones.

Otro de los ocho nuevos quirófanos está especialmente diseñado para las intervenciones de traumatología e incorpora un arco híbrido, que resulta útil a los profesionales que operan la escoliosis, una intervención relativamente frecuente en el Hospital Sant Joan de Déu. El arco híbrido permite ver en tiempo real donde se colocan los tornillos que fijan la espalda, lo que contribuye al éxito de la intervención y a reducir complicaciones postoperatorias.

El equipamiento se complementa con un TAC que se puede trasladar a cualquier quirófano y que es especialmente útil en procedimientos que requieren de mucha precisión, como pueden ser punciones de huesos o la cirugía oncológica torácica, entre otros.

Todos los quirófanos disponen de estaciones de anestesia de última generación que aportan un control absoluto del estado del paciente durante todo el proceso quirúrgico.

El nuevo bloque quirúrgico ha sido especialmente concebido para hacer más agradable la experiencia de los pacientes y sus familias. En su diseño se ha tenido especial cuidado en la ambientación que, siguiendo la línea del resto de dependencias del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, se centra en el mundo animal. Aves de todo tipo y colores llenan las paredes de pasillos y quirófanos, e incluso los techos del bloque quirúrgico, ya que los niños suelen entrar en quirófano en camilla y esta es su perspectiva visual.

En tres de los quirófanos, además, se han instalado proyectores para que los niños puedan ver en una pared sus dibujos o series favoritas antes de dormirse por efecto de la anestesia. 

También disponen de música y un sistema de iluminación que permite modificar la luz y adaptarla a cada situación quirúrgica. Por ejemplo, la luz será azul cuando se tenga que hacer una laparoscopia, pero verde, para crear un ambiente de relajación, cuando entre el paciente. 

Asimismo, las familias pueden estar con el niño antes y después de la operación. Pueden acompañarlo en la sala de preparación quirúrgica, que dispone de un espacio de juegos para los pequeños, y estar juntos hasta el momento de su entrada en quirófano. Entonces uno de los progenitores lo acompaña hasta que se duerme en la mesa de operaciones. 

Los padres y madres, además, saben en todo momento donde se encuentra su hijo o hija gracias a una aplicación móvil que geolocaliza una pulsera que lleva el pequeño. Así, la familia puede saber si el niño aún está en quirófano, o ya ha salido y entra en la unidad de reanimación. 

El diseño de los quirófanos también ha tenido muy en cuenta el bienestar de los profesionales, que tradicionalmente tienen que trabajar muchas horas en espacios cerrados y sin luz natural. Los nuevos quirófanos del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona se han diseñado para facilitar la entrada de luz natural, con ventanas y claraboyas, para que tanto los profesionales como los familiares se encuentren más confortablemente, y trabajen en mejores condiciones. 


'El primer bloque quirúrgico pediátrico que integra un TAC, una resonancia y un arco híbrido' has no comments

Be the first to comment this post!

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

Enfermería Blog © | LICENCIA CON CREATIVE COMMONS
Enfermería Blog se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución - No Comercial - Compartir igual 4.0 Internacional