Saltan las alarmas por el agravamiento de la salud mental, aunque baja el miedo a morir por la COVID-19

Mejoría ante la gravedad, aunque alarma ante la evolución de la situación de la COVID-19. El 23,4% reconoce que en este tiempo de crisis ha sentido “mucho o bastante miedo” a fallecer por coronavirus, según una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que, es lo positivo, rebaja a menos de la mitad el porcentaje que en noviembre sentía lo mismo, y que entonces era del 58,4%.

La encuesta sobre salud mental del CIS también desvela que el 68,6% de los españoles padeció “mucho o bastante miedo” ante la posibilidad de muerte de un familiar o ser querido mientras que un 72,3% sintió esa misma preocupación ante el miedo a contagiar a su entorno más cercano. En el muestreo se refleja también que un 35,1% ha llorado por la situación pandémica y respecto al miedo a la muerte por la COVID-19 la franja de edad que más se identifica se sitúa entre los 55 y 64 años, donde se dan el 26,2% de las respuestas.

Según el estudio sobre salud mental del CIS, el 79% de los encuestados reconoce sentirse “bastante o muy preocupado” por la pandemia y un 28,7% admite que “muchos o bastantes días” se ha encontrado “mal por tener poco interés o placer en hacer cosas”. Un 21,5% considera que está “decaído, deprimido o sin esperanza”, otro 21,8% se describe como “nervioso, ansioso o muy alterado”, en definitiva, “con los nervios de punta” y un 14,2% asegura sentirse “incapaz de parar o controlar las preocupaciones”.

Pero las consecuencias de la COVID-19 van más allá y el 28 % ha tenido “pensamientos o recuerdos desagradables no deseados sobre el coronavirus” que en el 36 por ciento de los casos han alterado “muchas o bastantes veces” su vida social o las relaciones con la familia y los amigos. Ante la COVID-19, el 59% de los encuestados le preocupa que “la pandemia se convierta en parte de nuestra vida”, un 53% sospecha que la sociedad ya no volverá a ser la misma y un 33% teme la posibilidad de quedar aislado socialmente.

La preocupación también se extiende al trabajo. Un 27% teme perder su empleo y a un 61% que eso le ocurra a algún familiar.

Además, el sondeo del CIS desvela que un 51,9% dice sentirse “cansado o con pocas energías”, un 41,9% tiene problemas de sueño, y un 38,7% asegura sufrir dolores de cabeza, entre otros problemas como taquicardia, mareos o desmayos. Desde que comenzó la pandemia, el 61,2% reconoce que le preocupa la salud mucho más que antes y un 48,6% traslada esa preocupación al temor a contraer una enfermedad grave.

Además la población se siente vulnerable frente al virus y en un 68,9% teme el contagio ya en su persona o en su entorno más íntimo. Pese a esta preocupación, sólo el 15% asegura que ha tenido ataques de ansiedad o pánico. Y un mayoritario 75% de los que los han padecido temen que esto tenga consecuencias negativas en su salud. Y no sólo en su salud porque el 66,7% de los afectados dice que ha cambiado su vida habitual y ha evitado ir a determinados sitios ante el miedo de sufrir nuevos ataques.

Los encuestados admiten que la pandemia ha supuesto cambios en los menores. Un 52,2% de los padres que tienen hijos menores de edad con los que han convivido durante la pandemia ha notado cambios en la manera de ser de sus hijos. Y de aquellos que han notado algún cambio en el comportamiento de hijos o nietos convivientes, un 72,7% asegura que los menores han sufrido “cambios de humor”, un 78,6% “cambios en los hábitos de vida” y un 30,4%, modificaciones en el sueño.

Está más equilibrada, sin embargo, la tabla de quienes los han notado más agresivos, puesto que un 41,8% dice que sí lo ha detectado frente a un 58% que lo niega.

Pero al preguntar cómo son de sociables hijos y nietos, el 80% dice que no lo son más con la pandemia, dato matizado por un 62% que asegura directamente que “son menos sociables”; además, el 68,5% afirma que “tienen escasa tolerancia a los demás”. Y en cuanto a los cambios en el modo de relacionarse en casa con sus padres y abuelos, que según el mismo muestreo ha apreciado casi la mitad (el 49,3%) de los progenitores, se concretan mayoritariamente en que “se muestran más irritables”, según constata el 77,2%, “protestan por cualquier cosa” (71%), “reclaman mucha atención” (65,2%) o son “más desobedientes” (56,7%).


'Saltan las alarmas por el agravamiento de la salud mental, aunque baja el miedo a morir por la COVID-19' no tiene comentarios

¡Se el primero en comentar el artículo!

¿Quieres compartir tu opinión?

Tu email no será publicado.

 

Enfermería Blog © | LICENCIA CON CREATIVE COMMONS
Enfermería Blog se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución - No Comercial - Compartir igual 4.0 Internacional  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies
X