¿Gripe, resfriado o la COVID-19?

La temporada de gripe y resfriados está a la vuelta de la esquina. Estas enfermedades pueden llegar a confundirse con la COVID-19, por lo que es importante distinguirlas. El cuadro clínico inicial de la gripe suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos que aparecen junto con dolor de cabeza, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares y tos seca.

El periodo agudo de la enfermedad viene a durar entre cinco y siete días, a los que hay que sumar el tiempo de convalecencia, con malestar general y tos, que puede prolongarse incluso dos o tres semanas. La fiebre tiende a durar menos, entre tres y cinco días.

Ante los primeros síntomas, los profesionales sanitarios recomiendan guardar reposo, beber muchos líquidos, especialmente agua y zumos naturales, además de cuidar la dieta y aumentar la ingesta de frutas y verduras, y no tomar antibióticos, aunque sí medicamentos como el paracetamol para disminuir la fiebre y el dolor muscular, solo si son realmente molestos. Y por supuesto, no fumar y lavarse las manos con frecuencia.

En la fase inicial de estos tres procesos los síntomas pueden resultar prácticamente indistinguibles, pero los síntomas respiratorios, la tos y el ahogo pueden alertar de un contagio de la COVID-19. Aunque la mayoría de los síntomas que se les relacionan a estas tres patologías no son específicos de ninguna, hay algunos que pueden guiar en el diagnóstico.

Podemos fijarnos en algunos que nos pueden dar la clave, como la fiebre elevada y la presencia de cansancio o astenia intensa, más relacionados con un proceso gripal o de la COVID-19 que con un simple catarro. Además, la fiebre suele estar presente tanto en la gripe como en la COVID-19, pero es muy infrecuente en el catarro común.

Las complicaciones respiratorias, son mucho más frecuentes en la COVID-19 que en la gripe, aunque también puede haberlas, y no así en el catarro. Los síntomas respiratorios, la tos y el ahogo, son los más alarmantes y los que más pueden identificar un caso de la COVID-19, porque no son frecuentes, o no tan frecuentes, en una gripe ni mucho menos en un catarro, donde predominan los síntomas de congestión nasal y moqueo.

Por otro lado, la gripe suele tener un inicio mucho más abrupto que la COVID-19. Ante una gripe podemos estar un día bien y al día siguiente tener una fiebre muy elevada, por ejemplo, mientras que LA COVID-19 suele tener un inicio más paulatino. En cuanto a la incubación, la gripe suele tener un periodo de tres o cuatro días, mientras que el de la COVID-19 suele ser en torno a dos semanas.


'¿Gripe, resfriado o la COVID-19?' no tiene comentarios

¡Se el primero en comentar el artículo!

¿Quieres compartir tu opinión?

Tu email no será publicado.

 

Enfermería Blog © | LICENCIA CON CREATIVE COMMONS
Enfermería Blog se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución - No Comercial - Compartir igual 4.0 Internacional  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies
X