Viajeros internacionales

-Visita a tu enfermera o al médico de cabecera. Se recomiendo hacerlo a aquellas personas que, por el hecho de padecer alguna enfermedad crónica, tienen que recibir consejos especiales e indicaciones para que su medicación sea suficiente y adecuada durante el viaje.

-Actualiza el calendario de vacunas por si falta alguna dosis. De esta manera se consigue la prevención de enfermedades que son frecuentes en el país de destino.

-Contrata un seguro médico. Es muy recomendable para hacer frente a enfermedades, tratamientos, accidentes u otros gastos médicos que pudieran surgir durante el viaje.

La visita a determinados países implica tomar algunas precauciones, como vacunarse contra la fiebre amarilla o seguir un tratamiento preventivo contra el paludismo, llamado quimioprofilaxis.

La fiebre amarilla es una enfermedad grave, presente en algunos países de África y Sudamérica, producida por la picadura de un mosquito. La prevención se realiza con la vacuna correspondiente, que es obligatoria para poder entrar en determinados países. Esta vacuna es efectiva diez días después de administrarse y tiene una validez de diez años. Sólo se administra en centros autorizados por la OMS.

El Paludismo, también llamado malaria, es una enfermedad producida por la picadura de los mosquitos del género Anopheles. Está muy extendida en los países tropicales y en algunas ocasiones puede tener consecuencias muy graves. Como no existe una vacuna adecuada, hay que hacer un tratamiento preventivo por vía oral llamado quimioprofilaxis antipalúdica.

Según el país de destino, se puede recomendar también la administración de otras vacunas.

Botiquín del viajero:

-Material de curas: gasas, vendas, tijeras, pinzas, antiséptico, tiritas.

-Termómetro.

-Antitérmico: Paracetamol o similar.

-Antiálgico: Paracetamol.

-Antiinflamatorio: Ibuprofeno.

-Antibiótico: Sólo en caso de infección.

-Antidiarreico: No debe tomarse en caso de tener fiebre o deposiciones con sangre.

-Antiemético: En caso de vómitos.

-Antifúngico de uso tópico.

-Rehidratación oral: Durante y después de episodios de vómitos y diarreas.

-Antipalúdicos.

-Repelentes con una concentración de DEET de entre el 35% y el 50%.

-Pastillas potabilizadoras de agua.

-Si habitualmente tomas alguna medicación, llévate la cantidad suficiente para el viaje.

Después del viaje:

Si cuando vuelves del viaje te siente mal, con fiebre, mareos, vómitos, diarrea o tienes alguna herida que no se cura o empeora, consulta al médico y dile en qué país has estado. Ten en cuenta que algunas enfermedades tropicales puede manifestarse meses después de terminado el viaje. Si estás haciendo quimioprofilaxis antipalúdica, recuerda que no puedes dejarla cuendo vuelvas. Para que sea efectiva, debes seguir tomándola hasta concluir todo el tratamiento.

Enfermería Blog © | LICENCIA CON CREATIVE COMMONS
Enfermería Blog se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución - No Comercial - Compartir igual 4.0 Internacional