Sondaje digestivo

El sondaje digestivo del estómago o intestino se realiza por los siguientes motivos:

-Para vaciar o descomprimir, extrayendo el gas o el contenido intestinal o del estómago por medio de succión (especialmente en casos de obstrucción intestinal).

-Para diagnosticar ciertas enfermedades mediante el análisis del material aspirado.

-Para lavar el estómago después de la ingestión de sustancias tóxicas o para obtener una contracción de los vasos sanguíneos del estómago en caso de hemorragia gastrointestinal.

-Para la introducción de alimentación enteral si la persona afectada no puede tomar alimentos por la boca.

Por lo general, la sonda se suele insertar por la nariz, especialmente en las personas adultas, pero en ocasiones puede introducirse por la boca, vía por la que habitualmente se introduce en los niños.

Las sondas suelen conocerse como nasogástricas (las que llegan al estómago) y nasointestinales o nasoentéricas (las que van de la nariz al intestino). El denominado tubo de gastrostomía se inserta directamente en el estómago mediante una abertura realizada en la pared abdominal, mientras que un tubo de enterostomía es el que se inserta directamente en el intestino, y el tubo de esofagostomía es el que se inserta en el esófago.

Consideraciones de enfermería:

-Tiene que marcarse el nivel de líquido de drenaje en el recipiente al inicio de cada aspiración.

-En la aspiración gástrica pueden producirse graves trastornos electrolíticos si no se administran correctamente líquidos por vía endovenosa para su reemplazo. Cerciórese de que se mantiene la perfusión EV a la velocidad indicada.

EnfermeríaBlog ©