Quemaduras

Existen tres niveles de quemaduras:

-Las quemaduras de primer grado afectan sólo la capa exterior de la piel. Causan dolor, enrojecimiento e hinchazón.

-Las quemaduras de segundo grado afectan tanto la capa externa como la capa subyacente (por debajo) de la piel. Provocan dolor, enrojecimiento, inflamación y formación de ampollas. También se denominan quemaduras de espesor parcial.

-Las quemaduras de tercer grado afectan las capas profundas de la piel y también se denominan quemaduras de espesor completo. Pueden provocar coloración blanquecina, oscura o carbonizada de la piel. La piel puede quedar insensible.

Consideraciones:

-Las quemaduras graves necesitan atención médica inmediata. Recibirla puede ayudar a evitar cicatrización, discapacidad y deformaciones.

-Las quemaduras en la cara, las manos, los pies y los genitales pueden ser particularmente graves.

-Los niños menores de 4 años y los adultos de más de 60 años tienen una mayor probabilidad de presentar complicaciones y muerte a causa de quemaduras graves, debido a que su piel tiende a ser más delgada que en otros grupos de edades.

Síntomas:

-Ampollas (ya sea intactas o perforadas con fugas de líquido).

-Dolor (el grado de éste no está relacionado con la gravedad de la quemadura. Las quemaduras más graves pueden ser indoloras).

-Peladuras en la piel.

-Shock (se debe observar si hay palidez y piel fría y húmeda, debilidad, labios y uñas azulados y disminución de la lucidez mental.

-Inflamación.

-Piel blanca, roja o carbonizada.

Si se han quemado las vías respiratorias, puede presentar:

-Quemaduras en la cabeza, la cara, el cuello, las cejas o los pelos de la nariz.

-Boca y labios quemados.

-Tos.

-Dificultad para respirar.

-Moco oscuro, con manchas negras.

-Cambios en la voz.

-Sibilancias.

Secuencia de Actuación:

Ocurren de forma accidental, si se actúa correctamente desde el inicio, las lesiones y secuelas del accidente serán menores. La seguridad personal debe ser la prioridad a la hora de ofrecer primeros auxilios, por lo tanto: PROTÉJASE .

-Mantengamos la calma, pidamos ayuda si no tenemos los conocimientos necesarios.

-Lo primero es aislar la fuente de calor o energía apagando la llama, cortando la corriente eléctrica o desconectando el cable.

-Lave y enfríe la zona quemada con agua a temperatura ambiente, durante cuatro o cinco minutos. El agua ayuda a detener la acción del calor y limpia la herida. En quemaduras ocasionadas por sustancias químicas, haga un lavado de arrastre (con ducha) durante al menos 30 minutos.

-No retire la ropa cercana a la quemadura, puede estar pegada a la piel. Generalmente, la piel se inflama después de una quemadura, por lo que es importante quitar cualquier objeto que pueda comprimir (anillos, pulseras, etc.)

-Mantenga la quemadura cubierta con paños limpios y abríguelo para preservar su temperatura corporal.

-Mantenga las partes afectadas si son cabeza, cuello, cara, miembros superiores o inferiores en elevación para reducir el edema y el dolor producidos.

-No utilice remedios caseros (vinagre, aceite, pasta de dientes, tomate, café, etc.), aunque logran aliviar momentáneamente el dolor, pueden repercutir negativamente.

-Si usted ha sufrido una quemadura, debe ser reconocido por personal sanitario, para que valore la lesión e indique el tratamiento más adecuado.

Enlace recomendado:

Guía de prevención y cuidados de las personas con quemaduras. Servicio Andaluz de Salud.

EnfermeríaBlog ©