Maniobra de Heimlich

La asfixia o ahogo se presenta cuando alguien tiene muchos problemas para respirar debido a que un alimento, un juguete u otro objeto está obstruyendo la garganta o la tráquea (vías respiratorias).

Las vías respiratorias de una persona que se está asfixiando pueden estar obstruidas de manera que el oxígeno no llega a los pulmones. Sin oxígeno, puede presentarse daño cerebral en tan solo 4 a 6 minutos. La administración rápida de primeros auxilios para la asfixia puede salvar una vida.

La compresión o empujes abdominales es una técnica de emergencia para ayudar a despejar las vías respiratorias de una persona.

-El procedimiento se realiza en personas que están asfixiándose y que están conscientes.

-La mayoría de los expertos no recomienda empujes abdominales para bebés menores de 1 año de edad.

-También puede realizarse la maniobra usted mismo.

Primero pregunte: “¿Se está asfixiando? ¿Puede hablar?” NO aplique primeros auxilios si la persona está tosiendo con fuerza y puede hablar. Una tos fuerte puede desalojar el objeto.

Si la persona se está asfixiando, realice las compresiones abdominales de esta manera:

-Si la persona está sentada o parada, ubíquese detrás de ella y coloque los brazos alrededor de su cintura. Para un niño, es posible que deba hincarse.

-Coloque el puño, con el pulgar hacia adentro, justo por encima del ombligo de la persona. Sujete el puño firmemente con la otra mano.

-Realice compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro con sus puños.

-Si la persona está acostada boca arriba, ubíquese por encima de ella con una pierna a cada lado. Empuje el puño agarrado hacia arriba y hacia adentro en un movimiento similar al de arriba.

Es posible que se deba repetir el procedimiento varias veces antes de lograr desalojar el objeto. Si los repetidos intentos no logran abrir la vía respiratoria, llame a su número local de emergencias 112.

Si la persona pierde el conocimiento, comience la reanimación cardiopulmonar.

heimlich

EnfermeríaBlog ©