Dolor

El dolor es una sensación desencadenada por el sistema nervioso. El dolor puede ser agudo o sordo. Puede ser intermitente o ser constante. Puedes sentir dolor en algún lugar del cuerpo, como la espalda, el abdomen o el pecho o sentir dolor generalizado, como los dolores musculares durante una gripe.

Según las características del dolor se puede conocer su origen, y por lo tanto su diagnóstico y su tratamiento. Estas características son:

-Localización: Es la parte del cuerpo donde se localiza el dolor. Ejemplos: dolor de cabeza (cefalea), dolor toráxico, dolor abdominal, etc.

-Tipo: Según las sensaciones que tiene el paciente. Ejemplos: punzante, opresivo, lacerante, cólico, etc.

-Duración: El tiempo desde su aparición.

-Frecuencia: Es el número de veces que ha ocurrido el dolor de similares características.

-Intensidad: Generalmente cuando es el primer dolor suele ser intenso o fuerte pero cuando se ha repetido varias veces en el tiempo, se puede cuantificar.

-Irradiación: Es el trayecto que recorre el dolor desde su localización original hasta otro lugar.

-Síntomas acompañantes: Como náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, temblor, etc.

-Signos acompañantes: Sudoración, palidez, escalofríos, trastornos neurológicos, etc.

-Factores agravantes: Son las circunstancias que aumentan el dolor, por ejemplo tras la ingesta, determinados movimientos, etc.

-Factores atenuantes: Son las circunstancias que disminuyen el dolor, por ejemplo el descanso, posiciones corporales.

-Medicamentos: Que calman o que provocan el dolor.

Enlace recomendado:

-Sociedad Española del dolor.

EnfermeríaBlog ©