Identidad Digital

Todos tenemos identidad digital. Es el rastro que cada usuario de Internet deja en la red como resultado de su interrelación con otros usuarios o con la generación de contenidos. Es decir, estamos hablando de una consecuencia de la comunicación 2.0.

Todos alguna vez  hemos buscado nuestro nombre en Google o otros buscadores. Como resultado obtenemos información sobre nosotros que en algún momento hemos publicado. También podemos encontrar contenido que otros han colgado. Comentarios en un blog, imágenes, videos, menciones en una noticia, la publicación de una sanción en el BOE, los resultados de una oposición, un trabajo de la universidad…

Aunque tratemos de evitarlo, de todos hay rastro en Internet. Obviamente, hay circunstancia sociales y demográficas que influyen. Un pastor de un pueblo de Teruel pensará que es imposible que de él exista contenido, pero quizá, alguien lo vio un día, le hizo una foto y la publicó en Instagram.

Ese rastro que conforma la identidad digital está formado por una serie de impactos de distinta procedencia. Algunos de ellos son los siguientes:

.Perfiles personales. Redes sociales  generales (Facebook, Tuenti, Twitter, Myspace…) y profesionales (Xing, Viadeo, Linkedin…) y portales de búsqueda de empleo.

.Comentarios. En foros, blogs, portales de información, redes sociales, Youtube….

.Contenidos digitales. Fotos en redes sociales (como la chica del viseo), videos en Vimeo, presentaciones on Slideshare o documentos publicados en webs, una web personal, un blog…

.Contactos. Nuestros amigos, contactos profesionales, seguidores y a quienes seguimos…

.Las direcciones de correo electrónico.

.La mensajería instantánea. Messenger, Irc…

Hay quienes son reticentes a estar en redes sociales. Temen por su privacidad, pero no creo que debamos temer ni a Facebook, ni a Youtube ni a cualquier otra web 2.0  Lo peligroso no es el medio. El peligro está en la utilización que de él se haga, y de ello somos todos responsables.

¿Cómo se construye una identidad digital? De forma activa, se realiza aportando textos, imágenes y vídeos a Internet, participando, en definitiva, del mundo web. En los sitios de redes sociales, se construye a partir de un perfil de usuario, que a menudo se enlaza a perfiles de otros usuarios o contactos. Una identidad digital bien gestionada y homogénea con la identidad analógica no sólo repercute en una vida más activa en todos los ámbitos sino que también tiende a consolidar un entramado social más sólido fuera de Internet. Sin embargo, la construcción de la identidad digital está ineludiblemente ligada al desarrollo de habilidades tecnológicas, informacionales y una actitud activa en la red, participativa, abierta y colaborativa.

EnfermeríaBlog ©