shutterstock_210162409

La enfermería y el tráfico

Primeros auxilios en accidentes de tráfico

Auxiliar a una persona herida es una obligación moral que existe en la sociedad, como un código de solidaridad que hace que los seres humanos se cuiden entre sí. Losprimeros auxilios en caso de accidente de tráfico tienen como objetivo conservar la vida de los accidentados y evitar el agravamiento del estado de la víctima.

Un accidente de tráfico es una situación muy delicada, pero en la que puede llegar a verse implicada cualquier persona, por ello es muy importante conocer una serie de conductas y acciones básicas que en un momento dado podrá salvar la vida a alguien. Son protocolos sencillos, hechos para que todo el mundo los sepa llevar a cabo, pues aun no siendo un profesional sanitario siempre es posible hacer algo por una persona accidentada.

Prioridades: conducta PAS

En un accidente de tráfico es muy importante establecer un orden de prioridades. Este orden se determinará por la observación tanto de la situación como de las víctimas. Es lo que se llama conducta PAS.

La conducta PAS, cuyas siglas significan Proteger, Alertar y Socorrer, sirve de guía para actuar de manera rápida y segura con una idea clara de lo que hay que hacer:

  • Proteger: el lugar de un accidente de tráfico es un sitio peligroso, sobre todo cuando se dan ciertas condiciones como oscuridad, lluvia, niebla, etcétera. El concepto ‘proteger’ implica tanto la protección del accidentado como la del propio auxiliador y el lugar del accidente.
    • Autoprotección: la persona que auxilia debe asegurarse de que no existe un grave riesgo para su vida antes de proceder; por ejemplo, sería muy arriesgado entrar en un coche en llamas, o andar por una autopista de noche. Es conveniente utilizar chalecos reflectantes durante la ayuda.
    • Protección del lugar: el lugar del accidente se señalizará con los triángulos reflectantes y encendiendo las luces de emergencia. Se debe aparcar el coche a un lado seguro de la calzada. Es conveniente identificar los posibles riesgos, como por ejemplo las manchas de gasolina en el suelo, si hay camiones con mercancías peligrosas, etcétera.
    • Protección de la víctima: una vez protegido el lugar, se observa el estado de las víctimas. A los heridos no se les debe sacar del vehículo a menos que esté claramente indicado (la persona puede salir sola, no ha sufrido daños en la espalda…), al igual que no se debe quitar el casco a un motorista, solo cuando las condiciones lo indiquen (por ejemplo, que sea necesario realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar, o cuando la persona pueda moverse correctamente). Se debe evitar que las víctimas se muevan, siendo el auxiliador el que acompaña en todo momento a la persona accidentada.
  • Alertar: hay que avisar a las autoridades y servicios de emergencias. El teléfono 112 es el teléfono de emergencias válido para toda Europa (también Colombia y Guayaquil, en Ecuador), y el 911 el de Norteamérica, y algunos países de América Latina como Argentina, Costa Rica o Ecuador; ambos son accesibles desde cualquier cabina o teléfono móvil, aun sin conocer el PIN. El aviso debe darse lo más rápidamente posible, y a la vez debe realizarse de la manera adecuada. Por un lado, el tiempo es vital pues las posibilidades de supervivencia de las víctimas graves disminuyen cuanto más tiempo pasa, y por otro lado, es esencial dar datos correctos y claros de lo ocurrido y de la situación:
    • Número de víctimas y toda la información que se pueda aportar sobre ellos.
    • Tipo de vehículos implicados.
    • Localización del lugar del accidente.
    • Cualquier otro dato que se considere relevante.
  • Socorrer: llegados a este punto la atención se centrará en el auxilio de las víctimas, siguiendo unos pasos para una mejor actuación que detallamos en el siguiente apartado

'La enfermería y el tráfico' has no comments

¡Se el primero en comentar el artículo!

¿Quieres compartir tu opinión?

Your email address will not be published.

EnfermeríaBlog ©