Brecha digital

Se entiende por brecha digital la distancia en el acceso, uso y apropiación de las tecnologías tanto a nivel geográfico, a nivel socioeconómico y también en las dimensiones de género, en articulación con otras desigualdades culturales. Cabe destacar que la brecha digital está en relación con la calidad de la infraestructura tecnológica, los dispositivos y conexiones, pero sobre todo, con el capital cultural para transformar la información circulante en conocimiento relevante.

De acuerdo con Eurostat, la brecha digital hace referencia a la “distinción entre aquellos que tienen acceso a Internet y pueden hacer uso de los nuevos servicios ofrecidos por la World Wide Web, y aquellos que están excluidos de estos servicios”. Este término también hace referencia a las diferencias que hay entre grupos según su capacidad para utilizar las TIC de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización, carencias, y problemas de accesibilidad a la tecnología. También se utiliza en ocasiones para señalar las diferencias entre aquellos grupos que tienen acceso a contenidos digitales de calidad y aquellos que no.

En su conjunto, las encuestas mundiales sobre cibersalud y los estudios de caso de la OMS, unidos a una década de experiencia en la aplicación de la cibersalud en los países, han sido instructivos. ¿Qué hemos aprendido?

Lección 1: Conectividad. No solo es factible, sino también esencial, proporcionar acceso a las comunicaciones y a instrumentos de TIC, incluso en lugares remotos. Las deficiencias en materia de infraestructura y servicios básicos como electricidad y teléfono constituyen un problema grave para lograr las conexiones que los centros de salud necesitan en sus actividades cotidianas. En última instancia, la solución consiste en colaborar con otros sectores para establecer una infraestructura de TIC que pueda utilizarse y compartirse para la atención de la salud. Las tecnologías móviles son un importante avance en esta dirección, y su amplia y rápida acogida ha cambiado irrevocablemente el concepto del acceso.

Lección 2: Contenido. El acceso a recursos de información y conocimientos en materia de salud es vital para la atención de la salud y para la salud pública, y es una importante motivación para el uso de las TIC. Para los profesionales de la salud, un contenido crítico incluye colecciones de recursos sobre salud, documentos programáticos y normativos, estadísticas, publicaciones científicas e instrumentos para la investigación y la práctica clínica. La información sobre la salud empodera a los ciudadanos al facilitar la selección y la transparencia. Facilitar el acceso a una información confiable, pertinente, asequible y de alta calidad sobre la salud, en lenguajes apropiados, debe ser una alta prioridad para los gobiernos.

Lección 3: Capacidad. El acceso a la información está estrechamente unido a la capacidad para utilizarla. La utilización eficaz de las TIC en la salud pública y la atención de la salud requiere aptitudes específicas. La capacitación y la educación son puertas de entrada a la sociedad de la información, y esta inversión en el mañana debe comenzar hoy. Sin esa capacidad, el potencial de las TIC para la salud no podrá realizarse en ningún entorno.

Lección 4: Contexto. La coordinación de las actividades, la determinación de prioridades para la inversión, la garantía de equidad y la optimización del uso de recursos limitados requieren una formulación de política proactiva que beneficie a los ciudadanos, los profesionales de la salud y todo el sector de la salud. Las innovaciones en cibersalud no podrán llegar muy lejos ni se podrá adoptar esta tecnología si no se hacen inversiones en infraestructura, educación, políticas y servicios para garantizar un acceso equitativo y de bajo costo a las TIC para la salud. Es preciso reforzar las políticas nacionales cuando proceda para enfrentar los retos de la era de la información.

La mayoría de los países avanzan en la aplicación de la cibersalud y las asociaciones innovadoras desempeñan un papel catalizador. Ya se trate de prestar atención a individuos, intervenir en favor de la salud de poblaciones, emprender investigaciones o formar a profesionales, la utilización de las TIC en la esfera de la salud está cobrando impulso. La sociedad de la información es la realidad central de nuestra era y debemos ayudar a los demás a construir su futuro dentro de ella. Sabemos que eso requerirá tiempo, recursos y voluntad política. Pero sobre, todo, sabemos que no es posible volver atrás.

 

EnfermeríaBlog ©