Actividad física

La actividad física regular es buena para todas las edades. Practicar algún deporte, hacer gimnasia o simplemente jugar, caminar, ir en bicicleta o realizar actividades cotidianas de una manera activa conviene porque:

-Ayuda a sentirse mejor, con más energía, y a relajarse, reducir el estrés, dormir mejor y tonificar los músculos.

-Ayuda a prevenir y tratar el exceso de peso porque regula el apetito y aumenta el número de calorías que se gastan diariamente.

-Ayuda a los niños a relacionarse con los demás y a crecer mejor, más alegres y más sanos.

Realizar una actividad física de una manera regular es cuidarse, porque todo el organismo resulta beneficiado.

-Corazón: Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, embolias, diabetes e hipertensión arterial.

-Arterias: Ayuda a mantenerlas flexibles y sanas.

-Articulaciones: Refuerza los músculos y los huesos, y mantiene la función de las articulaciones.

-Sistema nervioso: Ayuda a mantenerlo en buena forma.

En personas adultas se recomienda como mínimo 30 minutos de actividad física moderada cinco o más días por semana. Las personas más mayores deben incluir ejercicios específicos de fuerza, flexibilidad y equilibrio.

Niños y jóvenes todos los días se debe realizar una hora de actividad física moderada, como mínimo.

EnfermeríaBlog ©